lunes, 11 de marzo de 2013

¿Cuánto cuesta una traducción en Alemania?



Esta semana pretendíamos continuar con la explicación de las variables del precio de una traducción que publicamos hace unas semanas. Sin embargo, hemos tenido la oportunidad de leer con detenimiento la encuesta Honorarspiegel für Übersetzungs- und Dolmetschleistungen für 2011, 2. Auflage publicada por la BDÜ[i] y consideramos que primero puede resultar interesante resumir algunos de los datos que se facilitan en ella. No obstante, si tenéis la oportunidad de comprar un ejemplar, os lo recomendamos encarecidamente ya que dicha encuesta en su totalidad proporciona datos muy valiosos para evaluar nuestra profesión en su conjunto. 

Uno de los artículos que queríamos resumir es el publicado por Julia M. Böhm en el que medita sobre cómo calcular los honorarios de un traductor. Estos son los conceptos que aconseja tener en cuenta:

1. Ingresos por nuestros servicios:
Se calculan sin tener en cuenta los impuestos, ni otros servicios externos, ni los gastos que se repercuten al cliente. Es decir, los ingresos procedentes exclusivamente de los servicios prestados por el propio traductor.

2. Gastos empresariales:
Aquellos gastos que no se repercuten en la factura del cliente, como el alquiler del despacho y los gastos que conlleva dicho espacio (electricidad, calefacción, limpieza, etc.), publicidad, seguro de responsabilidad civil, gastos informáticos, literatura especializada (diccionarios, suscripciones), amortizaciones de material informático, software de herramientas TAO, etc., gastos de transporte, teléfono, móvil, material mobiliario, cursos de formación, asesoría fiscal, cuotas de asociaciones... La suma de todos estos gastos dan como resultado unos 17.000 € de gastos empresariales que se deben considerar como un mínimo absoluto en Alemania. En la publicación, todos ellos están detallados en una tabla.

3. Sueldo del profesional:
Para calcular qué sueldo debe obtener el profesional con el fin de lograr afrontar todos sus gastos, se recomienda considerar los siguientes aspectos: las aportaciones a la seguridad social, a la pensión de jubilación, a otros seguros privados (por incapacidad laboral, de invalidez, etc.), manutención, actividades de tiempo libre, vacaciones, imprevistos, otras obligaciones, impuesto sobre la renta, etc. Teniendo todos estos datos en cuenta, se estima que son necesarios unos 4.323€ mensuales (asimismo, detallados en una tabla).

4. Cálculo de los ingresos netos

Suponiendo que se obtienen unos ingresos por nuestros servicios de 50.000 € anuales y unos gastos empresariales de 16.800 € se obtiene un rendimiento empresarial de 33.200 €. A esto debemos restarle los gastos deducibles de los impuestos que ascienden a 5.760 € y los gastos por seguros médicos y de invalidez privados, 2.800 €. El resultado es 24.640 € de ingresos por los que se deben pagar impuestos. La cuantía de dichos impuestos asciende a 4.000 €. Por lo tanto, los ingresos netos son de 20.640 €. A los todavía debemos restarles el resto de gastos que no son deducibles, unos 6.640 € según esta publicación. De este modo, los ingresos netos libres al año son de 14.000 € que nos dan un importe de 1.167 € mensuales.

Manfred Braun (@ManfredBraun), a su vez, profundiza un poco más con la intención de calcular la tarifa de un traductor. Según él, podemos realizar los siguientes cálculos:

Partiendo de que un año tiene 365 días, de los cuales 104 son de fines de semana, 7 de festivos, 20 de vacaciones y 5 de incapacidad laboral por enfermedad se obtienen 1.832 horas en los días laborables.

No obstante, todo este tiempo no se considera «productivo», es decir, no se dedica realmente a traducir. Se calcula que en torno a un 30 % de dicho tiempo se invierte en otras tareas como, elaborar ofertas, investigación sobre contenidos, búsqueda de terminología, mantenimiento del software y hardware, facturación, formación, etc. De esta forma, el tiempo se reduce a 1.282 horas. Si se tiene en cuenta la tercera columna de la tabla anterior, con unos ingresos por nuestros servicios de 63.000 €, la tarifa por hora sería de 49 €. Braun recalca que se trata de una tarifa mínima, ya que sólo en el mejor de los casos se podrá obtener un rendimiento completo de las horas indicadas.

Si consideramos que se traducen una media de 300 palabras/hora o bien 291 líneas (de 55 caracteres) en 8 horas, se obtiene un precio medio de 0,16 € por palabra o de 1,35 € por línea. No obstante, también recalca que en la «vida real» pretender traducir una media de 300 palabras/hora es bastante ambicioso.

Por último, nos gustaría compartir con vosotros un extracto sobre los datos recopilados por la BDÜ con respecto a las tarifas que se aplican en la combinación de lenguas de alemán a español en este país.

Con la divulgación de estos datos, nuestra intención es facilitar información para que cuando un compañero tenga la intención de introducirse en un mercado nuevo como el de Alemania, tenga alguna referencia sobre cómo funciona dicho mercado y, así, evitar una competencia desleal. Os pedimos responsabilidad, que reflexionéis con cautela sobre toda la información proporcionada en esta entrada y que apliquéis unos criterios justos cuando deseéis introduciros en un nuevo país. De esta manera, entre todos, evitaremos "reventar los precios" en un mercado en el que se respeta y se valora más y mejor nuestra profesión.

Como decíamos al comienzo, si tenéis la intención de trabajar para clientes alemanes, os recomendemos que compréis esta publicación porque no sólo se facilitan los datos sobre la tarifa por palabra, sino también la de líneas (que es la más habitual en este país) y la de horas, las tarifas de revisión y de interpretación, los porcentajes aplicados a las coincidencias o matches en las herramientas de traducción, etc.

Esperamos que os haya resultado interesante y si tenéis preguntas o puntualizaciones, os invitamos a que nos dejéis un comentario.




[i] BDÜ (Bundesverbandes der Dolmetscher und Übersetzer e. V.) es la mayor asociación de traductores e intérpretes en Alemania.
¿Quieres seguirnos por correo?